Mis pestañas para usarlas
de transporte a nuestro cielo.
Donde no podrán hallarnos,
ni los miedos ni el flagelo.